Víctor Cervera Pacheco: el antes y el después de Yucatán

Posted on agosto 18, 2019, 9:06 pm
4 mins

Mérida, Yucatán; 18 de agosto de 2019.- Muchos recuerdan ese aciago día, cuando pasado el medio día, corrió la noticia: Víctor Cervera Pacheco había fallecido.,

Muchos se resistían a dar crédito a la noticia, lo creían inmortal; y sí, no se equivocaron quienes pensaban así, sí, el ex gobernador había fallecido, pero su obra en Yucatán y en México, lo inmortalizarían.

Hoy se cumplieron 15 años de su partida, y su hijo Felipe Cervera Hernández, hoy diputado estatal, describió bien la historia: Yucatán es el antes y el después de mi padre.

Realmente así es, el estado retrata lo que era antes y lo que fue después del mandato gubernamental de don Víctor Manuel Cervera Pacheco; florecimiento de maquiladoras que crearon miles de empleos en Yucatán, la implementación de nuevas disciplinas deportivas, el impulso sin precedentes de programas sociales y de la educación con los Colegios de Bachilleres que hoy preparan a los jóvenes de Mérida y del interior del estado, la apertura de las universidades tecnológicas, la construcción del Centro de Convenciones Yucatán Siglo XXI y el Puerto de Altura de Progreso por citar algunas de sus obras.

Jornadas maratónicas en el Palacio de Gobierno fueron una de sus características, la madrugada sorprendía a Cervera Pacheco en sus oficinas, no quería dejar con la palabra a quienes acudían a solicitar audiencia aunque le llegara un nuevo amanecer ahí.

Sensible y muy humano, no muchos tuvieron el privilegio de atestiguar hasta que grado lo era; Cervera es duro decían muchos; y sí lo era, era duro e intolerante cuando de defender las causas sociales se trataba, o de luchar por alcanzar mejores condiciones de vida para los yucatecos.

Peleaba sin cuartel recursos en México para poder traer obras a la entidad, por eso su gestión fue de constantes visitas de Secretarios de estado y de los mismos presidentes del país; le gustaba mostrar el resultado de los recursos que peleaba para Yucatán, seguramente por eso no le negaban el dinero.

Cervera se fue, pero por muy, muy corto tiempo, regresó en sus obras, en sus programas, en el cariño y atención que siempre mostró principalmente por las clases más necesitadas.

Una misa en San Sebastián a cargo del presbítero Lorenzo Mex Jiménez, una ofrenda floral en el panteón Florido, donde descansa eternamente, y un homenaje en la Casa del Pueblo, fueron las actividades organizadas para honrar su memoria; a todas asistieron su viuda Amira Hernández Guerra, sus hijos Víctor, Felipe, Amira y Pilar, nietos y demás familiares, amigos y ex colaboradores, y no faltó la gente humilde que agradecida, fue a la cita anual.

Don Víctor Cervera Pacheco no se fue totalmente, su recuerdo nace cada día con sol, que alumbra con rayos claros e intensos sus obras.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.